jueves, 27 de septiembre de 2012

¿Cuál es el mejor animal de compañía?


¿Cuál es el mejor animal de compañía?

Aquí el experto te da pautas sobre cómo seleccionar un perro o gato que sea un compañero ideal.
¿Cuál es el mejor animal de compañía?
Un perro o un gato no es mejor ni peor. Hay que elegir un animal de acuerdo al modo de vida familiar.


    Cuando una persona o familia decide tener un animal de compañía suele preguntar “qué es mejor, un perro o un gato”. Y, acto seguido, la pregunta es “cuál es el mejor perro (o gato)”. No existe el mejor perro o el mejor gato, sino que se debe buscar la mejor opción para cada persona o familia, y criarlo de la manera correcta. 

    Selección y adopción 


    Para realizar una adecuada elección del animal de compañía, y ofrecerle las condiciones apropiadas para su buen desarrollo, se deberían tener en cuenta los siguientes puntos:

    1) ¿Qué especie elegir? Es la primer pregunta y la respuesta depende de las preferencias personales, la disponibilidad de espacio en la vivienda, la disponibilidad de tiempo para dedicar a su cuidado, la cantidad de personas y animales que habitan la casa, la edad de los individuos (personas y animales), dinámica familiar, carácter de las personas, pulcritud del ama de casa, etc.

    Las características y necesidades de una y otra especie son distintas, lo cual las hace más apropiadas para determinadas familias; y menos para otras. Después de analizar estos factores la respuesta puede ser un perro, un gato, un canario, un pez o nada.

    2) ¿Qué raza? Esta pregunta también depende de los mismos factores que la anterior, pero además de las características físicas de cada raza (tamaño, tipo de pelaje, conformación, etc.), función (guardia, caza, compañía, trabajo, etc.) y su perfil comportamientol (reactividad, agresividad, entrenabilidad y exploración).

    3) ¿Qué sexo? Está en relación directa con las características fisiológicas y comportamentales del macho y la hembra. Además de tener un diferente comportamiento sexual durante la época de reproducción (celo, parto y lactancia), las hembras suelen responder mejor al entrenamiento de obediencia y tener una mayor facilidad para depositar sus excretas en lugares adecuados. En cambio, los machos presentan una mayor agresión hacia otros machos y competencia con el dueño. De todas formas estas diferencias no son categóricas.

    4) ¿Qué individuo elegir de una camada de cachorros o gatitos? También depende de varios factores, como ser las características de los padres, reacción con humanos y madre, características temperamentales al momento de la adopción evaluadas por medio del test en caninos (dominante, sumiso e independiente) y rasgos evaluables como miedo, excitabilidad, resistencia a la manipulación y sociabilidad. La selección se debe hacer bajo asesoramiento profesional veterinario.

    5) ¿A qué edad? La edad ideal de adopción son las 7 a 8 semanas en el perro, y las 6 a 7 semanas en el gato; ya que se encuentra en centro del período de socialización. De esta forma se puede familiarizar con su propia especie y con otras (adultos, niños, gatos, perros, conejos, etc.).

    Crianza adecuada y adiestramiento 
    1) Afecto y estímulos ambientales: es importante brindarlos en cantidad y calidad adecuada para desarrollar una óptima socialización y un temperamento estable.

    2) Evacuación de excretas: lo primero que se le debe enseñar es el lugar adecuado para utilizar como baño, para lo cual existe una metodología adecuada a cada situación.

    3) Contacto homo y hetero-específico: antes de los 3 meses de edad se lo debe exponer a la presencia de los individuos de todas las especies con las cuales pueda tener que convivir en el futuro.

    4) Adiestramiento por parte del propio dueño en obedecer órdenes y tareas simples que desee que realice (por ejemplo sentarse, salir, entrar, etc.).

    5) Una vez iniciado el plan de vacunación y si el estado de salud lo permite (consultar siempre al veterinario), realizar paseos periódicos y acostumbrarlo al collar, correa y dogal. En el caso de los felinos es importante aumentar el espacio en ambientes pequeños, al permitir el acceso a superficies horizontales con varios niveles (por ejemplo estantes, aparadores, alacenas, casas de juego, etc.).

    6) Recurrir a entrenadores sólo en el caso de tener una indicación precisa del veterinario.

    Por todo lo mencionado anteriormente, se deduce que el primer paso al decidir adquirir un animal de compañía es consultar al veterinario. Una vez indicada la mejor opción a sus necesidades y posibilidades, el especialista podrá realizar los tests de selección y de ahí en más dar las indicaciones particulares de cada caso, supervisando la crianza y el desarrollo del nuevo integrante del hogar.